Fotos con historia Vol 1

Esta foto se la saque a una familia en Perú, la madre y sus hijas. Ellas estaban descansando y comiendo fruta, pero con la ruta de fondo no me pude resistir y empece a fotografiar esa escena tan viajera y relajante a la vez.
Esto paso en Cuzco, a los alrededores de la ciudad en alguna de las ruinas que ya ni me acuerdo cuales eran. Quienes fueron a Cuzco y visitaron todas las ruinas después de ir a Machu Picchu, saben que llega un momento en el que todas se empiezan a parecer. Pero la cosa fue que estas chicas me vieron, se me acercaron y me empezaron a dar charla, les mostré la foto, nos pasamos los perfiles de Instagram y les dije que ni bien la edite se las iba a mandar. Empece a guardar la cámara y en la mochila para tomarme el colectivo que me iba a llevar a otra de las ruinas que se llama Saqsaywaman, ellas me dijeron que iban para ahí así que fuimos todas juntas.
Una de las hijas estaba estudiando turismo y me uso para practicar sus habilidades como guía, me iba contando características de la ciudad, algo de historia, la verdad que fue muy interesante. El colectivo nos dejo a unas cuadras del lugar a donde íbamos, y en el camino había una señora que vendía sandías, la madre nos compro una rodaja a cada una para que comiéramos mientras caminábamos a la ruina. Les juro que fue la sandía mas rica que comí en mi vida, fresca, sabrosa, un color hermoso que ni la mejor foto editada de Instagram lo logra.
Recorrimos toda la ruina, una de las chicas se tiro por el tobogán de piedra, pasamos por el pasillo super oscuro y nos divertimos mucho.
En este lugar hay un mirador con un cristo enorme, y la madre había comentado al pasar que quería ir a verlo. Pero como estaban conmigo, ella dijo que no quería generarme una molestia, le insistí para que fuéramos, a pesar de que yo estaba super cansada y el cristo la verdad que no era de las cosas que mas me interesaba conocer, pero cuando estas en grupo haces concesiones.
El cristo es exactamente igual que el cristo redentor de Brasil, pero mas chico. El mirador, por otro lado, es increíble. En ese lugar tomas dimensión de lo que es una ciudad entre montañas, se ve como las casas se extienden desde el centro de Cuzco hacia las uniones en la base de las montañas como si fueran ríos, es algo que no hay que perderse de ver.
Les saque fotos, me sacaron fotos y empezamos a bajar al casco viejo ciudad. La futura guía, me seguía contando datos curiosos y recomendaciones de donde comer. Ellas se fueron a su casa y yo seguí caminando por la ciudad un rato mas. Solo fue una tarde y fue divertida. Pero así nos vinculamos con personas cuando estamos de viaje, solo por un rato, porque sabemos que estamos solo un rato en ese momento y en ese lugar.

En alguna ruina de Cusco, Perú.


Leave a Reply